Saltear al contenido principal
Consulta preliminar gratuita:  +34 932 12 12 12 endoscopia.dex@quironsalud.es

¿Qué puedo comer después de una reducción de estómago?

Qué comer después de una reducción de estómago

La dieta inicial es muy importante tanto para una buena recuperación física como para iniciar el proceso de reeducación nutricional.

Dr. JAVIER NEBREDA, especialista en Endoscopia Digestiva.

Dr. Javier Nebreda. Endoescopista

Antes de hablar de la dieta más adecuada después de una reducción de estómago, conviene recordar que la reducción gástrica endoscópica (POSE, Endomanga o Endosleeve de Apollo) tiene como fin realizar unos pliegues en el estómago, que serán permanentes, para disminuir el volumen gástrico. Con ello, al comer nos llenamos antes y así podemos seguir un programa nutricional multidisciplinar con menos esfuerzo.

Seguimiento del equipo de especialistas

La intervención y coordinación entre el médico, el nutricionista y el psicólogo, será básico para conseguir el éxito y lograr una pérdida de peso adecuada. El objetivo final, después de todo el proceso, será mantener un cambio de hábitos alimentarios que consigan el éxito a largo plazo.

Qué dieta seguir después de una reducción de estómago y cómo me sentiré

Las sensaciones en los primeros días tras la intervención son de saciedad permanente y, cuando realizas pequeñas ingestas, notas este efecto de forma más acusada.

Los primeros días

Es por ello que, para los 3 días después de la intervención, se recomendará una dieta exclusivamente líquida a base de bebidas energéticas, infusiones, caldo vegetal y zumos suaves (pera, manzana, etc.), realizándola de forma continuada y en pequeñas cantidades. De esta forma mantendremos la hidratación que nuestro organismo necesita y minimizaremos las molestias en el estómago.

A partir del 4º día y hasta completar la primera semana se pueden introducir alimentos semilíquidos, como la gelatina, yogurt, caldo de pollo, etc. Asimismo, en esta fase se puede completar con algún batido proteico.

Pasada una semana

A partir de la primera semana ya podremos incorporar purés, pescado hervido, huevos cocidos y, en general, alimentos de consistencia blanda.

A partir de los 15 días después de la intervención ya se podrá comer prácticamente de todo, aunque siguiendo un control estricto por el nutricionista para adaptar las cantidades y calorías necesarias, según cada persona.

Proceso de reeducación nutricional

Esta dieta inicial se podrá realizar casi sin esfuerzo y será importante para iniciar el proceso de reeducación nutricional. El estómago podrá reposar y realizar una buena cicatrización de los pliegues practicados, encargados de mantener la reducción gástrica en el tiempo.

A medida que pasen los meses, es frecuente que el estómago pueda aumentar la tolerancia a la ingesta. Llegados a este punto nuestro proceso de reeducación alimentaria habrá conseguido una adaptación a una forma saludable de comer, disfrutando además en el proceso.

Estas normas que hemos explicado son solo una guía general. Puede haber diversas variaciones en función del centro donde se realice el procedimiento. Lo más importante es seguir estrictamente las instrucciones que marquen los diferentes profesionales involucrados en este proceso. Verás que es mucho más fácil de lo que parece.

Si necesita más información o concertar una cita, puede contactar con nosotros:

a través de nuestro formulario de contacto
o por teléfono al 932 12 12 12

Le aconsejaremos sobre el mejor tratamiento para su caso.

Volver arriba