Saltear al contenido principal

Tratamientos endoscópicos de la obesidad

Son procedimientos que se realizan mediante técnicas practicadas por vía endoscópica, es decir, a través de la boca, sin cirugía ni incisiones abdominales y bajo sedación, que pueden ser reversibles o definitivas.

Fármaco Liraglutida

Pluma para inyectar el Liraglutida

El tratamiento del Liraglutida se aplica con una pluma y se inyecta una vez al día.

¿Qué es?

Se trata de un nuevo fármaco aprobado para tratar la obesidad. Lo prescribe su médico para ayudar a reducir el peso mejorando la forma con la que nuestro organismo regula el apetito.

Es parecido a una hormona de origen natural que se libera en el intestino después de ingerir comida y que activa los receptores del cerebro que controlan el apetito, produciendo sensación de saciedad y una disminución del hambre. Como resultado, el paciente come menos.

¿Para quién está indicado?

Está indicado en los siguientes casos:

  • En pacientes con sobrepeso, es decir, con IMC entre 27 y 30 kg/m2 que presentan alguna comorbilidad.
  • En pacientes con obesidad, es decir, con IMC > 30 Kg/m2.

¿Qué objetivos permite conseguir?

En primer lugar, conseguimos una disminución de peso asociado a una pérdida de la sensación de hambre y a un aumento en la sensación de saciedad.

Al reducir el exceso de peso, mejoran otros problemas de salud frecuentemente asociados al sobrepeso y a la obesidad, tales como la hipertensión arterial, los niveles altos de azúcar en sangre y las dificultades para dormir, como la apnea del sueño.

El plan de actuación del fármaco y la obtención de resultados siempre debe incluir una alimentación saludable y la realización de ejercicio físico. De esta forma se conseguirán los resultados marcados inicialmente.

¿Cómo se administra?

La medicación se administra vía subcutánea, una vez al día, siguiendo un esquema de dosificación que le irá indicando su médico, de forma personalizada, en los diferentes controles.

¿Tiene efectos secundarios?

Los efectos secundarios más comunes son náuseas, vómito, estreñimiento o diarrea, pero por lo general, después de unos días, desaparecen.

Volver arriba