Saltear al contenido principal

FAQ | Preguntas frecuentes

En este apartado trataremos de ir respondiendo a las dudas sobre tratamientos endoscópicos de la obesidad que nos plantean nuestros pacientes: las técnicas, los requerimientos previos, la post intervención, las dietas recomendadas, el seguimiento nutricional y el soporte psicológico…

Sobre los procedimientos endoscópicos

resolver-dudas-paciente

Puede consultarnos todas las dudas que tenga.

Contacte con nuestro equipo y se las resolveremos.

CONTACTAR

Los tratamientos endoscópicos de la obesidad están indicados en pacientes cuyo IMC (Índice de Masa Corporal) está entre 30 y 40; sin embargo, cada caso debe ser estudiado de manera individual.

Se aconseja también en pacientes que han realizado dietas anteriormente y han conseguido perder peso pero que, posteriormente, lo han vuelto a recuperar.

Otro caso aconsejado es el que afecta a pacientes con enfermedades asociadas, susceptibles de mejora, debido a una pérdida de peso.

La obesidad prolongada y mantenida en el tiempo conlleva a un envejecimiento acelerado que afecta tanto a la salud física como a la salud mental o emocional.

Las complicaciones asociadas a la obesidad pueden ser de varios tipos:

  • respiratorias
  • cardiovasculares
  • metabólicas
  • nefro-urinarias
  • digestivas
  • sexuales
  • infecciosas
  • articulares
  • psicosociales

La obesidad sigue aumentando en nuestra sociedad y supone un grave problema al que nos enfrentamos actualmente, por lo que es fundamental reducir este incremento para poder prevenir enfermedades y mejorar nuestra calidad de vida cotidiana.

Diferentes estudios especializados sobre los procedimientos endoscópicos de la obesidad demuestran que la mejora progresiva del control del peso lleva consigo grandes ventajas. Entre ellas:

  • Cura el 90% de la hipertensión y de la diabetes y frena el aumento de colesterol asociados a obesidad. En el 10% restante consigue que se requiera menos medicación para su control.
  • La apnea y los ronquidos mejoran en un 90-95%.
  • Los problemas articulares mejoran en un 100%.

Los problemas psicológicos asociados a la ansiedad y a la baja autoestima mejoran progresivamente en un 100%.

No existe un procedimiento perfecto y que no falle nunca.

Antes de tomar una decisión, hay que hacer una valoración previa y, para ello, debemos acudir a un equipo especializado en estas técnicas, con experiencia. Ellos serán los que nos recomendarán el tratamiento más adecuada en cada caso y nos informarán de las ventajas y de los inconvenientes que se puedan presentar.

Al margen de la técnica escogida, es muy importante tener unas expectativas reales de lo que podremos conseguir en función de la implicación personal que vamos a necesitar.

No. Cada paciente es distinto en el origen de su obesidad, en la evolución de su obesidad, en sus problemas asociados, en su componente genético familiar de obesidad… Por ello, es imprescindible que a cada paciente se le realice un estudio personalizado con el cual le podrán orientar sobre la opción más adecuada para su caso.

Lo primero de todo será hacer un estudio multidisciplinar de su obesidad a través de nuestro equipo de endoscopistas, anestesistas, médicos, psicólogos y nutricionistas.

Es muy importante tener una idea objetiva y real de la técnica escogida y de las expectativas de dicha técnica aplicada a su caso concreto, pues hay que tener en cuenta varios aspectos relacionados con el historial del paciente:

  • la capacidad de modificación de hábitos dietéticos y de estilo de vida
  • si hay presencia o no de enfermedades asociadas
  • el perfil psicológico
  • la carga genética
  • el grado de obesidad…

También haremos un estudio preoperatorio que incluye algunas pruebas como: analítica, electrocardiograma, etc.

Sí. Hay una preparación previa pero es simple y cómoda: se recomendará la toma de un protector gástrico una semana antes de la realización del procedimiento y se seguirá una dieta líquida dos días antes, según las indicaciones que le facilitaremos.

La anestesia es segura ya que estamos en manos de profesionales exigentes y se realiza con todos los medios necesarios.

Normalmente se trata de una sedación, en el caso de los balones, y de una anestesia general en el resto de procedimientos.

El paciente se despierta de la anestesia de forma confortable. Los primeros días tendrá algunos síntomas tolerables como sensación de plenitud, náuseas, vómitos o ardor que intentamos tener controlados mediante medicación asociada que pautamos de forma protocolizada.

En el caso de los balones, no hay ingreso hospitalario. El procedimiento se realiza de manera ambulatoria y en unos 45 minutos aproximadamente los pacientes se van a su casa.

En el resto de técnicas endoscópicas, tales como POSE, Endosleeve (método Apollo), etc., hay un ingreso hospitalario breve, inferior a 24h.

En el caso de los balones, podemos hablar de unos 15 minutos.

En el POSE, hablamos de unos 30-45 minutos.

En el Endosleeve, se emplean unos 70-80 minutos.

La incorporación a la vida normal es rápida y cómoda. Desde el primer día recomendamos hacer ejercicio físico de forma adecuada y coherente al estado del paciente, a su edad, a su grado de obesidad…

A las 4 semanas, ya hablamos de poder hacer ejercicio físico moderado como, por ejemplo, hacer clases dirigidas en el gimnasio o levantamiento de pesas progresivo de 2 a 3 veces por semana.

El éxito de la pérdida de peso depende de que el paciente realice un cambio verdadero de hábitos dietéticos y de estilo de vida.

¡Abandonar para siempre el sedentarismo!

Incluso en cirugías bariátricas, reducciones de estómago no reversibles, el paciente puede recuperar el peso perdido si abandona o deja de lado los cambios que había incorporado y modificado inicialmente.

Las pautas nutricionales recomendadas por nuestros especialistas junto con unas rutinas de ejercicio físico deben convertirse en un hábito cotidiano y permanente, ya que se trata de un estilo de vida sano que garantizará el éxito de la intervención a largo plazo.

Sobre la dieta y el coaching nutricional

Todas las respuestas están relacionadas con el ámbito de los procedimientos endoscópicos de la obesidad.

Las primeras semanas, tras el procedimiento endoscópico de la obesidad, hay que seguir una pauta protocolizada que consiste en una dieta por fases: líquida, semilíquida, blanda y saludable. Si quiere saber más, consulte este artículo.

El término dieta hace referencia a los alimentos que comemos a lo largo del día. Sin embargo, “Hacer o estar a dieta” significa, para la mayoría de personas, llevar a cabo una alimentación restrictiva, la mayoría de las veces insípida, con poco sabor, que resulta inviable llevar a cabo a largo plazo.

No. No debe “estar a dieta” siempre. Con nuestro equipo de nutricionistas aprenderá a disfrutar del comer saludable. Le sorprenderá descubrir todo lo que puede tomar sin aburrirse ¡y sin pasar hambre!

No se trata hacer dieta. Se trata de incorporar unos hábitos saludables que le acompañen toda la vida.

En Endoscopia de la obesidad le damos todo el apoyo que pueda necesitar para conseguir los mejores resultados.

Volver arriba