Saltear al contenido principal

Efectos adversos o complicaciones después de la colocación de un balón intragástrico

Efectos Adversos O Complicaciones Después De La Colocación De Un Balón Intragástrico

La colocación de un balón intragástrico es una técnica eficaz para perder peso y presenta escasos efectos adversos o complicaciones en comparación con otras técnicas.

Dr. JORGE GUEVARA, especialista en Aparato Digestivo y Endoscopia Digestiva.

Especialista en Aparato Digestivo y Endoscopia Digestiva para el tratamiento integral de la obesidad

La colocación de un balón intragástrico es una técnica eficaz para perder peso y presenta escasos efectos adversos o complicaciones en comparación con cualquier otro tratamiento quirúrgico para la obesidad (Sleeve o manga gástrica, Bypass gástrico, etc.).

Para más información sobre la colocación  y retirada de un balón intragástrico le recomendamos estas entradas:

Efectos más frecuentes

Los efectos adversos más frecuentes son relacionadas con sintomatología digestiva, entre ellas nauseas, vómitos y dolor abdominal, que sobre todo se presentan durante los primeros 2-3 días, aunque en algunos casos se pueden prolongar durante más tiempo pero que, con medicación, prácticamente la totalidad de los pacientes logran tolerar el balón dentro del estómago.

Efectos poco frecuentes

En casos muy poco frecuentes, es posible presentar vómitos persistentes durante estos primeros días, lo cual podría conllevar a deshidratación leve. Si esto sucede, es importante ponerse en contacto con el equipo médico que realizó la colocación del balón para una posible vigilancia hospitalaria e hidratación vía venosa. En caso de persistencia de sintomatología, se puede plantear la retirada precoz del balón.

Efectos excepcionales

Durante la permanencia del balón dentro del estómago también es posible la aparición de úlceras gástricas, aunque son excepcionales. Para evitar su aparición se recomienda la protección gástrica con un antiácido durante todo el tiempo de tratamiento.

Otra complicación poco frecuente es la fuga o rotura precoz del balón intragástrico, lo cual se puede detectar observando el color azulado de la orina. Si esto sucede, hay que ponerse en contacto inmediatamente con el equipo médico que realizó la colocación del balón intragástrico para su revisión y posible retirada completa del balón.

Aunque la colocación de un balón intragástrico se considera una técnica bastante inocua, se han descrito casos aislados de migración de un balón que se ha deshinchado parcialmente y queda impactado en el intestino delgado, y casos aislados de perforación gástrica. Ambas situaciones afortunadamente son muy infrecuentes y requieren de intervención quirúrgica para su resolución.

La importancia de un equipo profesional especializado

En definitiva, la colocación de un balón intragástrico, en manos de personal médico especializado y con experiencia, es una técnica sencilla y segura, con complicaciones mayores prácticamente inexistentes y efectos adversos escasos y leves. La gran mayoría de ellos se pueden resolver con medicación y/o con la retirada precoz del balón.

Fotografía: rawpixel.com / freepik.com

Volver arriba