Saltear al contenido principal

¿Cómo se coloca un balón intragástrico?

¿Cómo Se Coloca Un Balón Intragástrico?

La colocación de un balón intragástrico constituye un método eficaz para perder peso, logrando una pérdida media que oscila entre 13 y 21 kg, aunque existe gran variabilidad entre pacientes.

Dr. JORGE GUEVARA, especialista en Aparato Digestivo y Endoscopia Digestiva.

Especialista en Aparato Digestivo y Endoscopia Digestiva para el tratamiento integral de la obesidad

Los balones intragástricos están hechos de silicona resistente a los jugos gástricos. Actualmente disponemos de dos tipos según su permanencia en el estómago del paciente (seis meses o un año).

El procedimiento

Su colocación se realiza de manera ambulatoria (sin ingreso hospitalario) y mediante endoscopia (un tubo con una cámara que es introducido a través de la boca). Es un procedimiento sin cirugía ni cicatrices y que se realiza bajo sedación anestésica profunda.

  • El procedimiento se inicia con una endoscopia de revisión para valorar la normalidad anatómica del estómago y de la primera parte de intestino delgado. Esto nos permite también descartar alguna patología que contraindique su colocación.
  • Se procede a introducir por la boca el balón intragástrico vacío que va conectado a una sonda delgada, y luego se avanza paralelamente con la cámara del endoscopio para confirmar su localización en estómago.
  • Una vez en el estómago, se procede al llenado del balón con 500 ml de solución salina estéril al que se le añade tinte azul de metileno para que, en el caso de que éste presente una fuga o rotura, usted lo note inmediatamente por el cambio de color azul de la orina.
  • Finalizado el llenado, se retira la sonda a la que iba conectada el balón, el cual queda libre dentro del estómago. Por último, se revisa con el endoscopio su correcta colocación y localización.

El procedimiento dura aproximadamente unos 15-20 minutos. El paciente es dado de alta cuando se recupere completamente de la sedación anestésica.

Síntomas después de la colocación

Durante los primeros 2-3 días después de la colocación, mientras el estómago se acostumbra a la presencia del balón, es posible sentir algunas molestias, siendo las más frecuentes nauseas, vómitos y dolor abdominal. Estos efectos secundarios son generalmente temporales y se pueden ir controlando con medicación.

En los días siguientes se programarán una serie de visitas de seguimiento con un equipo multidisciplinar (nutricionista y psicólogo) quienes proporcionarán los consejos dietéticos y estilos de vida necesarios para lograr una adecuada pérdida de peso.

Volver arriba